Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Esta es otra acción que requiere valentía, pero no el tipo de valentía que con frecuencia lleva a la violencia. Como hombre, usted tiene influencia y privilegio (sin importar si usted lo sabe o lo quiere o no). Esto significa que otros hombres (y mujeres) lo escuchan. Use este privilegio para dar un ejemplo y hablar con otros hombres sobre el hecho de que la violencia contra las mujeres es injusta. Al principio no es fácil, porque desde muy temprana edad, los niños y los hombres reciben el mensaje de que hay consecuencias por dejar el “club” de la masculinidad tradicional. Pero los tiempos están cambiando y un mayor número de hombres están protestando cuando escuchan a otros hombres hacer bromas sexistas, acosan a mujeres en las calles o tratan de justificar o negar el hecho de que la violencia contra las mujeres es un problema epidémico. 
 
Aquí hay algunas cosas que puede hacer: 
 
  • Si está donando su tiempo o dinero a una organización de mujeres o niñas, dígale a sus amigos o colegas por qué esto es importante para usted e invítelos a que se unan a sus esfuerzos por apoyar la agencia.
  • Si uno de sus amigos o colegas hace una broma sexista o acosa a una mujer en frente suyo, interrúmpalo con calma pero firmemente y explique que el crear un ambiente hostil para las mujeres y devaluarlas, aún cuando sea “bromeando”, son razones por las cuales otros hombres se sienten con derecho de tratar mal a mujeres y niñas de maneras más serias. Usted puede decir cosas como “eso no me parece divertido” o “ese tipo de comentarios me parecen incómodos” o “si algunos hombres son irrespetuosos con las mujeres, otros hombres sienten que tienen permiso para abusarlas”.
  • Cuando otros hombres devalúan a las mujeres de cualquier manera, recuérdeles que ellos también están hablando sobre sus madres, hermanas, hijas, etc.
  • Aprenda a ver películas y televisión con un ojo crítico. Estamos rodead@s de mensajes que devalúan a las mujeres, minimizan la violencia que ellas experimentan y limitan las maneras en que los hombres pueden expresarse y todavía ser considerados “varoniles”. Cuando vea una película o televisión con amigos, casualmente refiérase a las representaciones sexistas de mujeres y niñas que lo molestan y explique por qué. Esto también puede ser una oportunidad para discutir ilustraciones de masculinidad tradicional y la glorificación de la violencia. 
Organice un grupo de estudio con otros hombres que piensan como usted y discutan cómo la violencia los afecta a todos ustedes y a las personas a las que quieren. Revise la sección de herramientas y materiales para leer sobre ideas de cómo involucrar a los hombres en su área. 
 
Revise la campaña “Te Invito” incluida en este juego de herramientas. Este es un buen ejemplo de hombres y niños en la comunidad, trabajando juntos para involucrar a otros hombres y niños en los esfuerzos para erradicar la violencia contra las mujeres. Usted puede usar la PSA como punto de partida para una reunión comunitaria o un grupo de hombres, y preguntarles que contesten las preguntas que se hacen en la campaña.