Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

La VD ocurre dentro del contexto de la vida familiar diaria, la cual es profundamente afectada por numerosos factores que incluyen asuntos personales, familiares, culturales y socio políticos. A pesar de que algun@s investigadores/as han estudiado las relaciones entre ciertas variables, todavía no han aislado una única variable que “cause” la VD; más bien, l@s investigadores/as han aprendido que la VD es un tema muy complejo asociado con múltiples variables que se impactan entre sí e impactan la VD de diferentes maneras. Los hallazgos en esta sección deben ser entendidos en este contexto. 

Conocimiento y Actitudes Sobre Violencia Doméstica

Aumentar el conocimiento y cambiar las actitudes sobre VD con frecuencia son el centro de programas de prevención e intervención; por lo tanto, puede ser de utilidad comprender algunas opiniones comunes que sostienen los hombres latinos. En esta sección vemos que los hombres latinos experimentan diferentes niveles de conciencia de la VD como un problema.

  • Un estudio cualitativo de hombres latinos (44% cubanos, 16% nacidos en EEUU, 12% hondureños y 12% nicaragüenses) que vivían en el sur de Florida, mostró que ellos percibían que la violencia doméstica estaba entre las áreas más importantes que causaban preocupación en la comunidad latina (Gonzales-Guarda, Ortega, Vasquez y De Santis, 2010).
  • Los hombres en este estudio veían a la VD como un problema que interrelaciona muchos asuntos, tales como drogadicción, violencia en la comunidad, inmigración, problemas de salud mental, baja educación, experiencias negativas durante la niñez, roles de género tradicionales, el empleo de la mujer, el desempleo del hombre y las dificultades económicas (Gonzales-Guarda et al., 2010).
  • En un estudio diferente, cuando se les pió a latin@s en el área rural sureste de EEUU que priorizaran las preocupaciones más importantes en sus comunidades, los hombres indicaron que la VD era un problema menos serio que las mujeres. (Moracco, Hilton, Hodges, & Frasier, 2005).
  • Los hombres latinos tienen más posibilidad que las mujeres de pensar que l@s niñ@s no son conscientes de la VD que ocurre en la casa (Moracco et al., 2005).

Comentario: como se mencionó anteriormente, las actitudes y el conocimiento de la VD varía entre las subpoblaciones de hombres latinos, donde un estudio indica que los hombres latinos en el sur de Florida perciben la violencia doméstica como una de las principales preocupaciones en la comunidad y un grupo de hombres latinos en el área rural del sureste lo reportó como un problema menos severo.

 

La transmisión Intergeneracional de la Violencia

Una gran parte de la investigación ha sido dedicada a la transmisión intergeneracional de la violencia, o cómo el experimentar o presenciar violencia durante la infancia influye en la posterior agresión o victimización.

Ciertamente, una persona que experimenta violencia durante la niñez puede que nunca se vuelva violent@, mientras que una que nunca ha experimentado violencia puede convertirse en violent@; sin embargo, la investigación sugiere que experimentar violencia durante el transcurso de la vida aumenta las posibilidades de usar violencia y/o convertirse en víctima. Los puntos a continuación reflejan la investigación llevada a cabo con hombres latinos.

  • Un estudio cualitativo conducido con hombres latinos (44% cubanos, 16% nacidos en EEUU, 12% hondureños y 12% nicaragüenses) que vivían en el sur de Florida identificó que el tener experiencias negativas durante la niñez es un factor de riesgo de VD (Gonzales-Guarda et al., 2010).
  • Un estudio nacional de 846 parejas latinas heterosexuales encontró que el experimentar violencia física por parte de los padres durante la adolescencia estaba relacionado con un aumento en el riesgo de agresión de hombres mexicanos a su pareja. No se encontró una relación entre presenciar la violencia cuando niñ@ y el aumento de la violencia contra la pareja (Aldarondo, Kantor y Jasinski, 2002).

Comentario: claramente, la experiencia personal con la violencia es un factor clave que impacta si el hombre decide o no usar violencia en una relación. Puesto que muchos hombres también son sobrevivientes de violencia, es importante comprender ese factor histórico.

Uso de Drogas y Alcohol

El uso de las drogas y el alcohol con frecuencia se consideran estar relacionados con la violencia. A pesar del concepto erróneo de que el uso de drogas y/o alcohol “causan” un comportamiento violento, la investigación muestra poca evidencia para esta asociación entre hombres latinos.

  • Una muestra nacional de 387 parejas latinas no encontró una relación entre el consumo de alcohol y VD (Caetano, Ramisetty-Mikler, Vaeth y Harris, 2007).
  • Una encuesta nacional de 527 parejas latinas casadas o que cohabitaban no encontró relación entre el uso del alcohol y la VD en hombres latinos (Cunradi, Caetano y Schafer, 2002).
  • Un estudio longitudinal durante un período de cinco años no encontró asosciación entre el uso de alcohol y la incidencia de violencia física de hombre a mujer o de mujer a hombre (Caetano, Ramisetty-Mikler y Harris, 2008).

Comentario:  es importante comprender estos hallazgos en el contexto de las creencias equivocadas del público en general. A pesar de que el uso de drogas y alcohol con frecuencia ocurre al mismo tiempo que la perpetración de VD, la investigación indica que la violencia no es causada por el abuso de sustancias. Sin embargo, estos estudios no evaluaron en impacto de las drogas o el alcohol en la severidad del continuo abuso reportado por hombres y mujeres. De manera anecdótica, escuchamos de muchas latinas que la presencia de alcohol o drogas puede alterar la severidad y los tipos de violencia infligida durante un incidente de violencia doméstica. Por lo tanto, ese asunto claramente garantiza más investigación.

 

Factores Financieros

El comprender a las comunidades latinas implica tomar en cuenta los asuntos a gran escala que enfrentan, incluyendo altos índices de pobreza. Much@s latin@s experimentan factores de estrés financieros significativos y la evidencia sugiere que estos factores impactan la VD .

  • En una muestra nacional de 527 parejas latinas, los bajos ingresos familiares estaban relacionados con un aumento de la violencia de hombre a mujer  (Cunradi et al., 2002).
  • En una muestra nacional de 846 parejas latinas, la falta de recursos económicos estaba relacionada con un aumento de violencia a la pareja por parte de hombres méxico-americanos  (Aldarondo et al., 2002).

 

Comentario: dados estos hallazgos, el estrés de las dificultades financieras podría ser abordado en la prevención o intervención de la VD. Por ejemplo, parte del trabajo puede incluir asistencia sobre entrenamiento para el trabajo o cómo obtener recursos financieros. Ya que estos factores están relacionados con la VD, ellos requieren atención.

 

Factores culturales y normas de género

Much@s investigadores/as han tomado interés en los factores o experiencias culturales específicas de grupos minoritarios, tales como aculturación y la relación de estos factores con la violencia doméstica. Como se mencionó anteriormente, no se debe asumir que las variables culturales completamente explican la VD, especialmente desde que los resultados relacionados con la aculturación son mixtos.  Las experiencias culturales son solo una variable dentro de una red de otros factores, incluyendo normas de género que influyen y están influenciadas por la violencia doméstica.

  • Los hombres latinos que asistían a un programa de intervención para agresores reportaron haber tenido conflicto con sus compañeras por causa de cambios en los roles de género esperados. Los hombres hablaban sobre conflictos con sus compañeras por causa de roles en el matrimonio, responsabilidades del cuidado de l@s niñ@s y trabajar fuera de la casa (Galvez et al.; 2011).
  • Los hombres latinos que asistían a un programa de intervención para agresores mayoritariamente reportaron la creencia de que la cultura americana influenciaba a sus compañeras para hacerse más independientes y para dejar de depender en sus compañeros (Galvez et al.; 2011).
  • Para tanto hombres como mujeres latin@s, altas puntuaciones de dominio (por ej. poder, sumisión, toma de decisiones y devaluación) estaban relacionadas con un aumento en la agresión psicológica, violencia física y las lesiones causadas al compañer@ íntim@ (Sugihara y Warner, 2002).
  • Las estructuras de poder dominantes de los hombres en las relaciones – medidas por la insistencia del hombre de que se hagan las cosas a su manera – tenían una correlación positiva con el abuso (Firestone, Harris y Vega, 2003).

Comentario: así como con muchos otros factores, es importante indicar que no hay una única variable cultural o norma de género que pueda explicar el uso de la violencia. Y mientras es obvio que las variables culturales afectan el uso de la violencia en hombres latinos, también es importante enfatizar que la violencia existe en todas las culturas y no es exclusiva de l@s latin@s. Sin embargo, cuando se trabaje con hombres es importante comprender que la creencia en las estructuras del poder dominante del hombre pueden influenciar su uso de violencia.