Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Trabajo con hombres y niños latinos para erradicar la violencia contra las mujeres: una exploración cualitativa 

Como parte del desarrollo de este juego de herramientas, Casa de Esperanza llevó a cabo un pequeño estudio que consistió de dos grupos focales separados y entrevistas que se llevaron a cabo con miembros de la comunidad latina de St. Paul y Minneapolis en noviembre del 2012. Los resultados demuestran que la cultura y la educación debe dictar la dirección de esfuerzos futuros para cambiar las dinámicas de poder. Los participantes estuvieron de acuerdo en que hombres y mujeres pueden aprender a ver y comprender los roles de género de una manera diferente, y por lo tanto, cambiar el comportamiento violento hacia las mujeres. Ellos también estuvieron de acuerdo en las siguientes direcciones: las estrategias para involucrar a los hombres en el trabajo para erradicar la violencia doméstica deben involucrar a toda la familia; los hombres prefieren recibir información de otros hombres; y los esfuerzos necesitan ser encabezados por líderes de la comunidad. Finalmente, hay una necesidad de proporcionar más servicios para hombres. (Hernández-Martínez, 2013).