enhancing access for individuals with limited english profiency toolkit

Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Recientemente la Red Nacional Latina y la Línea Nacional sobre Violencia Doméstica hicieron una encuesta nacional  en la que le preguntaron a más de 1,300  mujeres latinas/hispanas cómo fue su experiencia tratando de acceder y usando servicios contra la violencia doméstica [1]. Aproximadamente un 40 porciento completó la encuesta en español. Aproximadamente una de cada tres mujeres que completaron la encuesta en español reportaron haber encontrado “problemas usando servicios relacionados con la violencia doméstica” porque los servicios no eran proveídos en su idioma. Los servicios que no pudieron acceder incluyen: ayuda para sobrevivientes viviendo en los refugios, obtener órdenes de protección y ayuda de la policía. Aunque posiblemente algunas de las personas encuestadas pueden entender un poco de inglés, muchas prefieren hablar su idioma materno cuando hablan de asuntos legales complicados o de asuntos que les resultan traumáticos.

Muchas mujeres reportaron fracasos en la intervención de los sistemas debido a barreras relacionadas con el idioma:

La policía se fue [de la escena de los hechos] porque no hablaban español. 

Los refugios más cercanos no ofrecen servicios en español. La policía me dio una lista de refugios, pero no especificaron cuales podrían ayudarme en español.

En otro estudio que realizó el Centro Nacional de Recursos sobre la Violencia Doméstica se le preguntó a sobrevivientes de violencia doméstica en cuatro estados sobre la experiencia que tuvieron buscando ayuda. Una de cada cuatro mujeres encuestadas dijeron querer servicios de traducción o interpretación. De las sobrevivientes que tenían necesidad de servicios de acceso al idioma, un 20% recibió traducción o interpretación inadecuada [2]. Las mujeres que en particular recibieron acceso de calidad al idioma fueron capaces de participar y beneficiarse de los servicios. Como dijera una sobreviviente, “Yo no hablo el inglés fluidamente, así que me siento agradecida de poder recibir el servicio en coreano. L@s trabajadores/as sociales entendían mi idioma materno y mi cultura, de modo que puedo, con ell@s, sobreponerme a las adversidades” [3].


[1] “Realidades Latinas: Encuesta Nacional sobre el Efecto que Tiene la Inmigración y el Acceso al Idioma sobre Sobrevivientes Latinas”, Casa de Esperanza y la Línea Nacional sobre Violencia Doméstica (2013) págs. 4 y 5.

[2] “Satisfaciendo las Necesidades de l@s Sobrevivientes a través de Servicios No-Residenciales y Servicios de Apoyo contra la Violencia Doméstica: Resultados de un Estudio Realizado en Múltiples Estados”, E. Lyon and J. Bradshaw (Noviembre 2011) págs. 71-73.

[3] Ibídem pág. 82