enhancing access for individuals with limited english profiency toolkit

Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

La mayoría de la literatura publicada sobre intervenciones de VD con hombres es sobre programas de intervención administrados por organizaciones de servicios sociales, terapeutas individuales u organizaciones de justicia penal (Saunders, 2008). En muy pocos casos, estos programas se llevan a cabo por organizaciones latinas de base comunitaria. Pocos estudios existentes evalúan la efectividad de los programas para hombres latinos. Sin embargo, la literatura ofrece conocimiento importante sobre varios programas que han sido utilizados con hombres latinos, los cuales se revisan a continuación.

  • Un estudio cualitativo llevado a cabo en Michigan, con 21 hombres inmigrantes latinos quienes participaron en una intervención para agresores que tomaba en cuenta la cultura indica que la versión en español del currículum Duluth puede ser beneficiosa para latinos inmigrantes agresores. Los resultados sugieren un aumento en la voluntad de los participantes de cambiar, así como satisfacción con la intervención  (Parra-Cardona, Escobar-Chew, Holtrop, Carpenter, Guzmán, Hernández, Zamudio, & González-Ramírez, 2013).
  • En otro estudio en Carolina del Norte que siguió el modelo Duluth, Hancock y Siu (2009) siguieron a casi 100 hombres latinos por un período de dos años. Luego de unos cuantos meses, los facilitadores de la intervención se dieron cuenta que el modelo Duluth era inefectivo y decidieron crear un modelo más culturalmente sensible que tomara en cuenta las necesidades y aspiraciones de los hombres involucrados.
  • Otro estudio se llevó a cabo en el sur de California con 159 hombres latinos quienes recibieron órdenes del tribunal de asistir a un programa de intervención para agresores (Welland y Ribner, 2010, 802). Los hallazgos incluyeron la falta de claridad del lenguaje usada por los médicos clínicos que trabajaban con los participantes de habla hispana, lo cual ayudó a explicar la alta tasa de abandono del programa después de un año.
  • Perilla y Pérez (2002) publicaron un artículo basado en su trabajo con Caminar Latino, un programa integral de VD en Atlanta, el cual ofrece intervención culturalmente sensible para hombres latinos los cuales tienen un mandato del tribunal de recibirla. Información anecdótica recogida durante más de veinte años de los participantes masculinos y sus compañeras ha proveído evidencia prometedora para este enfoque con hombres latinos.

Comentario: los primeros dos estudios incluidos en esta sección igualan a menor escala el estado de investigación en la intervención de agresores, con resultados contradictorios y confusión sobre la eficacia de los programas.  El último estudio también refleja otra realidad de la corriente principal: una brecha significativa entre lo que un@s investigadores/as y profesionales piensan sobre el éxito de las intervenciones.

Ya sea que un programa toma en cuenta información cultural o no (y la gran mayoría no lo hacen), la verdad es que la mayoría de los programas para hombres que agreden están tremendamente desfinanciados. Como ha señalado nuestro colega, el Dr. Etiony Aldarondo: “es casi hipócrita esperar resultados positivos de un campo que prácticamente no recibe financiamiento de fuentes públicas o privadas”.